EDICIÓN E INTERPRETACIÓN

DE TEXTOS ANDINOS

 

IGNACIO ARELLANO Y JOSÉ ANTONIO MAZZOTTI, EDITORES

COLECCIÓN BIBLIOTECA ÁUREA HISPÁNICA

 

(Madrid: Editorial Iberoamericana; Frankfurt am Main: Vervuert, 2000)

 

*

Universidad de Navarra

Departamento de Lenguas y Literaturas Románicas (Harvard University)

Asociación Internacional de Peruanistas

 

*

 

Contenido

 

Ignacio Arellano y José Antonio Mazzotti: "Presentación"

 

Primera parte: Las bases textuales de la historiografía andina

 

1. Fermín del Pino-Díaz (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid): "Tradición histórica y/o tradición filológica con los textos peruanistas".

2. Beatriz Pérez (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid): "Notas sobre las ediciones de Polo de Ondegardo".

3. Luis Millones Figueroa (Colby College): "Una edición por terminar: la Historia del Nuevo Mundo de Bernabé Cobo".

4. Miguel Zugasti (Universidad de Navarra y GRISO): "La literatura al servicio de la historia: el Manifiesto apologético (1692) de Lorenzo de las Llamosas al Duque de la Palata, virrey y mecenas".

5. Leoncio López-Ocón (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid): "Génesis y desarrollo del programa editorial peruanista de Jiménez de la Espada: sus acercamientos al cronista Fernando Montesinos entre 1868 y 1882".

 

Segunda parte: Presencia indígena y complejidad textual

 

6. Jean-Phillipe Husson (Université Cergy-Pontoise, París): "El caso de los textos de autores indígenas. Propuestas para una lectura en simpatía".

7. Lydia Fossa (University of Arizona, Tucson): "Glosas croniquenses: el mundo andino en lenguas nativas y castellano".

 

Tercera parte: Poesía colonial

 

8. Ignacio Arellano (Universidad de Navarra y GRISO): "Problemas textuales y anotación de la obra poética de Juan del Valle y Caviedes".

9. Juan Manuel Escudero (Universidad de Navarra y GRISO): "Un ejemplo de anotación crítica de un poema satírico de Caviedes: 'Vejamen al demonio'".

10. Carmen Pinillos (Universidad de Navarra y GRISO): "Un campo privilegiado de anotación: la emblemática en la poesía de Hernán Rodríguez Camargo".

 

Cuarta parte: Textos modernos y contemporáneos

 

11. Mary G. Berg (Harvard University): "Presencia y ausencia de Clorinda Matto de Turner en el panorama literario y editorial peruano".

12. José Antonio Mazzotti (Harvard University): "Retos y soluciones en la edición de la poesía de Vallejo. El caso de la diagramación en Los heraldos negros".

13. Pedro Granados (Boston University): "El mar y los números en Trilce, de César Vallejo: hacia una filología tridimensional".

14. Ulises J. Zevallos-Aguilar (Dartmouth College): "La otra vanguardia: propuesta de edición de revistas vanguardistas peruanas (1920-1930)".

 

 

Presentación

 

El 14 de abril del 2000 se reunieron en el campus de la Universidad de Harvard diversos especialistas con el fin de revisar algunos de los problemas y las soluciones dadas hasta ahora al trabajo de editar textos relacionados con el mundo andino. Parecería que el azar tuvo algo que ver con la elección del lugar, la diversidad de disciplinas involucradas (literatura, historia, antropología, lingüística) y los casos específicos que fueron examinados. Sin embargo, el azar se disipa si se recuerda la trayectoria de este tipo de encuentro, y si al ponderar los trabajos derivados de él en la forma que ahora el lector tiene en sus manos, se concluye que -si bien no todos- por lo menos algunos de los más urgentes temas de la crítica textual andina han sido cubiertos y, a partir de ellos, se proponen tareas y proyectos que sin duda enriquecerán el desarrollo del campo y el mejor conocimiento de la complejidad cultural de la región. Una región que, tanto en España como en los Estados Unidos, es tema de innegable y creciente interés.

En ese encuentro fueron fundamentales los esfuerzos conjuntos y apoyo material del David Rockefeller Center for Latin American Studies (DRCLAS) de la Universidad de Harvard, la Universidad de Navarra, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, de Madrid. Indirectamente brindaron su apoyo el Departamento de Lenguas y Literaturas Románicas de Harvard y la Asociación Internacional de Peruanistas.

El encuentro se enlazaba con otros anteriormente realizados en 1986 y 1990 para debatir los problemas de edición y anotación de textos del Siglo de Oro. Gracias a la valiosa iniciativa del Grupo de Investigacion Siglo de Oro (GRISO) y de los colegas de la Universidad de Navarra y de la Universidad Católica del Perú, a los congresos de España siguió uno en 1998 en Lima, dedicado a la edición y anotación de textos coloniales hispanoamericanos. Fue así como en esa última ocasión empezó a circular la idea de realizar una nueva versión en el campus harvardiano, con un tema geográficamente delimitado y temporalmente más amplio, pues incluiría los siglos XIX y XX.

La historia de la edición de los textos andinos tiene largas y profundas raíces que llegan sin duda a España, pero que no se limitan a ella. No sólo se publicaron allá algunas de las primeras noticias que hablaban del Perú, desde las tempranas crónicas de Francisco de Jerez y Cieza de León a mediados del siglo XVI, sino también otras bajo la pluma de inolvidables peruanos como el Inca Garcilaso de la Vega y Pablo de Olavide. Sin embargo, el caudal de manuscritos compuestos tanto en el espacio andino como en Europa no tuvo suficiente lugar en las prensas, y de este modo siempre aparecen folios inéditos que cabe revisar, cuidar y pulir. Y todo con el fin de hacerlos llegar al público general y el erudito en ediciones confiables, rigurosas y a la vez legibles. Sin duda lo entendió así el ilustre polígrafo español Marcos Jiménez de la Espada cuando comenzó en la década de 1870 a poner en letra de molde valiosísimos documentos que desde entonces han cambiado nuestros conocimientos sobre los incas y otros aspectos de la historia andina. Asimismo, resulta cada vez más claro que las reediciones hechas en el pasado bien merecen un examen a partir de nuestros criterios actuales, que gracias a la renovación interdisciplinaria de los estudios andinos despiertan originales comentarios y exigen mayores reflexiones. La importancia de cuidar las ediciones es indudable si entendemos la labor de interpretación y crítica literaria y la explicación histórica como ejercicios que no pueden desligarse de su base material, y que dependen de ella si quieren verdaderamente aportar nuevos conocimientos.

Por otro lado, gracias a la amplitud y el trasvase externo hacia la crítica textual, es cada vez más frecuente aceptar que las formas de inscripción propiamente americanas y las estructuras formales de los discursos orales indígenas muchas veces modificaron las bases textuales y semánticas de la tradición hispánica y las convirtieron en casos tempranos y ejemplares de interferencia escritural, única en relación con la de otros contextos americanos y europeos.

De este modo, conviene recordar que ha habido en el espacio andino prácticas de estructuración de discursos desde mucho antes de la llegada del Viejo Mundo. Y, en ese sentido, algunos de los trabajos de este volumen cumplen un papel clarificador. Pero sin necesidad de pasar a su valor específico, conviene apuntar que sus aportes se enmarcan dentro de un amplio plan de satisfacción de carencias básicas en el panorama editorial peruano y andino en general.

Uno de los primeros que se atrevió a aceptarlo fue don Andrés González de Barcia, quien reeditó en 1722 y 23 la Historia general del Perú, la Primera Parte de los Comentarios reales y La Florida del Inca. Como antecesor de Marcos Jiménez de la Espada, cumplió un papel fundamental en el conocimiento de la historia andina gracias a su labor editorial de los textos de historiadores primitivos de Indias, las Décadas de Herrera y otros más cuyas obras ya empezaban a escasear en el siglo XVIII. González de Barcia (firmando como Gabriel de Cárdenas y Cano), después de todo, fue indirectamente responsable de la difusión del texto de Antonio de la Calancha de 1638 sobre la superficialidad de una reconstrucción del espacio andino a partir de una hegemonía de los grupos nobiliarios incaicos sobrevivientes. Al reproducir González de Barcia extractos de la Crónica moralizada de Calancha entre los prolegómenos de su edición del Inca Garcilaso, repetía un gesto común que desde el otro lado del Atlántico, en la dorada Lima, hallaba amplia resonancia y precedencia entre criollos y españoles. Para que se vea la trascendencia de la labor editorial, subrayemos que esa edición de los Comentarios fue muy probablemente la utilizada por don Pedro de Peralta para su exaltación criollista de la Ciudad de los Reyes, la Lima fundada de 1732, pero, por otro lado, fue también libro de cabecera del cacique José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, para su Gran Rebelión cuzqueña iniciada el 4 de noviembre de 1780.

Desde la llegada de la imprenta a Sudamérica (la primera prensa del hemisferio sur), la letra de molde ayudó a consolidar el ejercicio de un poder simbólico y de eficacia y formato comunicativo hasta entonces desconocidos en esas tierras. Los previos sistemas y registros de inscripción material de la memoria histórica o numérica habían tenido en los quipus un alto grado de desarrollo. Pero no había nada parecido a la escritura fonética que aportó la expansión europea. El libro, por lo demás, como bien se recuerda, fue protagonista del célebre diálogo entre fray Vicente de Valverde y el Inca Atahualpa en la plaza de Cajamarca la tarde del 16 de noviembre de 1532 y motivo, por ello mismo, de un malentendido que hasta hoy arrastra consecuencias. Más tarde, el Inca Garcilaso y Ricardo Palma recrearían la historia de la "carta [que] canta" y de su impresionante poder comunicativo, que despertaba admiración y temor por parte de la población indígena.

Así fue hasta que los mismos descendientes o sobrevivientes de los grupos vencidos se apoderaron de la pluma y de los sistemas de historización europea y entregaron sus versiones, en muchos casos mediatizadas por preocupaciones, exigencias y estrategias retóricas indígenas. Pese a su innegable legado europeo, los textos del Inca Garcilaso, Guaman Poma, Titu Cusi Yupanqui (con su complejidad desde el quechua dictado en que originalmente se emitió), Joan de Santacruz Pachacuti y muchos otros menos conocidos de carácter principalmente notarial, siempre nos dicen algo más.

La fijación y anotación de esos textos, como suele suceder casi siempre, requiere un concepto de instrumental filológico amplio, al estilo de los humanistas, para quienes la filología era una disciplina de indagación universal de formas expresivas, costumbres, detalles de sociedad y cultura, de retórica y artes múltiples.

La función hace al órgano, como dice el viejo adagio. Imposible editar a esos autores sin sólidos conocimientos etnohistóricos y de la tradición discursiva y editorial de la época, comenzando por el manejo básico de alguna lengua indígena. Ya no tan sorpresivamente, por ello, de vez en cuando aparecen lecturas novedosas que nos obligan a volver a pensar el pasado y su presencia actual y que justifican ampliamente encuentros como los de España, Lima o Harvard.

La construcción de esa gigantesca tradición editorial no ha dejado de tener aportes valiosos desde Manuel de Odriozola, José de la Riva-Agüero, Raúl Porras Barrenechea, Luis Alberto Sánchez y muchos más. Y, pese a ello, sus mismas contribuciones se abren al debate y la corrección. En esa línea de enriquecimiento cultural continúan, por ejemplo, las noticias entregadas por Luis Jaime Cisneros y Pedro Guíbovich sobre la vida de Juan de Espinosa Medrano, el Lunarejo, autor que reclama nuevas ediciones anotadas según dichos descubrimientos. También son importantes las ediciones de la obra de Juan del Valle y Caviedes por M. L. Cáceres, J. L. Cisneros y G. Lohmann Villena, de numerosas crónicas a veces a partir de nuevos manuscritos, editadas bajo la inspiración del recordado historiador Franklin Pease, e incontables piezas más que amplían el acervo cultural de la región andina.

Aun así, siendo la montaña tan alta, hacen falta muchos esfuerzos para poder continuar con tareas urgentes como (sólo por nombrar algunas) las ediciones críticas y definitivas de las dos partes de los Comentarios reales, de la Miscelánea austral de Diego Dávalos, de la Segunda Parte del Parnaso Antártico de Obras Amatorias, de Diego Mexía, de la Lima fundada y muchas otras obras de Peralta, de poemas épicos (como los de Pedro de Oña, Fernando de Valverde, Juan de Miramontes, Rodrigo de Valdés, el Conde de la Granja) que merecen relecturas serias desde los aportes brindados en la historia acerca del criollismo, de textos de mujeres y monjas poco conocidas, así como numerosos manuscritos de autores indígenas, mestizos o que incluyen testimonios de africanos y sus descendientes. Y el problema no es menor durante el periodo republicano.

Como se ve, lo que falta sobra. La lista es casi literalmente interminable. Por eso el lector sabrá disculpar los vacíos que queden abiertos en este volumen, pero también comprenderá que, a pesar de sus naturales limitaciones de espacio, explora algunas vetas fructíferas en el proyecto común de preservar el pasado textual para entenderlo mejor en su función actual. "Háblale al pasado y te enseñará", reza el lema de una de las bibliotecas americanas coloniales más importantes, la John Carter Brown Library. Esas enseñanzas serán más nítidas si el interrogado es mejor conocido, confiable e inequívoco gracias a ediciones profesionalmente concebidas, con la flexibilidad disciplinaria y la imaginación instrumental que sus objetos de estudio reclaman.

Cada artículo de este volumen habla por sí mismo y propone visiones y hasta acercamientos y escuelas filológicas diversas. Algunos de ellos tuvieron una versión anterior como ponencias del mencionado congreso, y varios otros están aquí por invitación aparte. Su mérito en conjunto es el haber sido hechos con el más legítimo aprecio por las culturas andinas y con el rigor que la calidad individual de cada uno de los colaboradores respalda. Sus propuestas, esperamos que útiles; y su vocación de trabajo, confiamos que, no sólo dialógica, sino también dialéctica.

 

Ignacio Arellano Ayuso

José Antonio Mazzotti

 

Pamplona, Navarra, y Cambridge, Massachusetts, junio del 2000.